Niñez víctima de mundialización - América Latina en Movimiento
ALAI, América Latina en Movimiento

2000-12-15

Niñez víctima de mundialización

Clasificado en:
Disponible en:   Español       


La niñez: el eslabón más débil de la mundialización

Eduardo Tamayo G.
Ginebra

Tres grandes amenazas se ciernen sobre la niñez del planeta: la pobreza, los
conflictos armados y el VIH/SIDA, destaca el Estado Mundial de la Infancia
2001, publicado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF.

El dinero que los países en desarrollo podrían dedicar a la salud, a la
educación y a la atención a la niñez, lo están empleando en el pago de la
deuda externa que asciende a 2 billones de dólares, según el documento. Los
acreedores de esta enorme deuda son el Fondo Monetario Internacional, el
Banco Mundial, los países industrializados y otros prestamistas.

Mientras el mundo conoce un período de prosperidad sin precedentes, 1200
millones de personas, de los cuales 500 millones son niños/as, vivían en 1998
en la pobreza con menos de un dólar diario, 170 millones niños están mal
alimentados, más de 100 millones jamás acuden a la escuela y uno de cada 10
sufre algún tipo de discapacidad. A ello se agrega otro dato alarmante: el
año pasado murieron 11 millones de niños/as menores de 5 años por causas que
podrían evitarse fácilmente.

"Cuando la pobreza abruma a una familia, los más jóvenes son los más
afectados y los más vulnerables, pues esta situación pone en peligro sus
derechos a la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo", señala el
Informe de UNICEF que está dirigido a sensibilizar a la comunidad
internacional sobre la situación de la primera infancia, es decir de 0 a 3
años. "De los niños nacidos hoy en el mundo en desarrollo, cuatro de cada
diez vivirán en la extrema pobreza. Esta pobreza define todos los aspectos
de la existencia del niño, desde la desnutrición, pasando por la falta de
agua no contaminada y el saneamiento, hasta la menor esperanza de vida".

La niñez de los países industrializados tampoco está exenta del flagelo de la
pobreza. El Estado Mundial de la Infancia 2001 estima que en Estados Unidos,
el 17% de todos los niños/as crecen en hogares que tienen problemas para
obtener una nutrición adecuada, en tanto que en los 15 países que componen la
Unión Europea, hay 3 millones de personas que carecen de vivienda.

Asociada a la pobreza, se desarrollan otros aspectos no cuantificables pero
igualmente graves como la discriminación, la exclusión social y la privación
de la dignidad. La discriminación racial que sufren los gitanos en toda
Europa, por ejemplo, agrava su situación de pobreza, y determina que la
esperanza de vida de los gitanos europeos sea inferior con relación a
cualquier otro grupo de la población europea.

Los derechos de la niñez, consagrados en la Convención de los Derechos del
Niño y que han sido ratificada por todos los países con excepción de Estados
Unidos y Somalia, se violan todos los días, porque, debido a la pobreza,
carecen de maestros, medicamentos, retretes y, en algunos casos, de alimentos
suficientes y agua potable. A causa de la pobreza, millones de niños/as son
vendidos / as como esclavos a fin de pagar las deudas de la familia o son
abandonados en instituciones caritativas. Otros tantos son abandonados a su
suerte en los tugurios urbanos, mientras sus padres salen a trabajar o a
buscar un mendrugo. Y otros muchos, como escribe le escritor argentino
Ernesto Sábato, "son forzados a prostituirse o se ven obligados a trabajar
desde los cinco, los seis años en oficios insalubres, en jornadas agotadoras
por unas monedas, cuando tienen suerte, porque muchos chiquitos trabajan en
regímenes de esclavitud o semi-esclavitud, sin protección social o médica".


Rabia y agresión

Como si el azote de la pobreza no fuese suficiente, las violencias de todo
tipo castigan en primer lugar a los niños/as, que son los que no pueden
defenderse. El informe de UNICEF menciona que la niñez sufre los estragos de
la violencia familiar, de las guerras modernas y las luchas étnicas, y de las
políticas internacionales, "en virtud de las cuales mueren lactantes y niños
como resultado de las sanciones económicas".

Las mujeres y los niños/as, más que otros grupos de la población, son blanco
de oleadas de rabia y agresión que van cobrando cada vez mayor impulso en
todos los continentes, señala UNICEF. "Es una trágica paradoja que las
mujeres y los niños corran mayores riesgos allí donde deberían disfrutar de
mayor seguridad: en el hogar. La violencia contra la mujer suele ir
acompañada de violencia contra los niños y así se perpetúa el ciclo de
comportamientos destructivos y modelos de comportamiento negativos en el niño
que crece y presencia esos episodios".

En la actualidad hay más de 20 conflictos armados, ubicados sobre todo en los
países pobres. Se estima que entre un 80% y un 90% de quienes mueren o
resultan heridos en estos conflictos son civiles, mayormente mujeres y niños.
Solamente en el decenio pasado, dos millones de niños murieron en las
guerras, seis millones resultaron heridos o permanentemente discapacitados y
12 millones quedaron sin hogar.

En algunos conflictos recientes de Sierra Leona, Sudán y Uganda septentrional
los/as niños/as presenciaron la tortura y el asesinato de los miembros de sus
familias, en tanto que en Chechenia (Federación Rusa) padecieron bombardeos y
explosiones. Durante el genocidio practicado en 1994 en Rwanda, 250.000
niños fueron masacrados, y en 1999, durante la depuración étnica de Kosovo,
muchos fueron expulsados de sus hogares y separados de sus familias.

Otro dato extraído de un informe de la Coalición para Acabar con la
utilización de Niños Soldados, estimaba que en 1998 había por lo menos
300.000 menores de 18 años participando en acciones bélicas en todo el mundo.
Además del riesgo evidente de morir o de ser heridos gravemente en combate,
los niños-soldados sufren excesivamente los rigores de la vida militar, como
deformaciones en hombros y espaldas, como consecuencia de llevar cargas
demasiado pesadas para ellos.


Sentenciados antes de nacer

Finalmente, la epidemia de VIH /SIDA ha contagiado a 34,3 millones de
personas en todo el mundo, de los cuales 1,3 millones son menores de 15 años.
"La abrumadora mayoría de esos niños nacieron de madres con reacción
serológica positiva al VIH, y recibieron el virus o bien en el útero, o bien
en el momento del parto, o bien durante el amamantamiento. Dado que desde
sus comienzos quedaron amenazados los derechos a la supervivencia, el
crecimiento y el desarrollo de esos niños, en su mayoría tendrán vidas breves
y morirán antes de llegar a la adolescencia".

La catástrofe del SIDA está presente en todas los continentes, pero se ensaña
sobre todo con la Africa del Sur del Sahara, en donde reside el 10% de la
población mundial, el 70% de las personas contagiadas con el VIH y el 90% de
los huérfanos del SIDA. En América Latina y El Caribe hay 1,7 millones de
personas con VIH/SIDA y de ellos 37.600 son niños/as.

Los niños pobres, desnutridos y débiles son el reflejo de países pobres e
impotentes, manifiesta el Estado Mundial de la Infancia 2001, que exhorta a
invertir en los niños y sus familias, prestando especial atención a la
primera infancia, en la que "los niños /as adquieren capacidad de pensar y
hablar, aprender y razonar y se forman los fundamentos de los valores y los
comportamientos sociales que los acompañarán durante la vida adulta".

http://alainet.org/active/show_text.php3?key=1088




[Página de búsquedas]  [Página principal]  [Main Page]  [Regresar]
Quienes somos | Área Mujeres | Minga Informativa de Movimientos Sociales