Medios: Entre el discurso hegemónico y la emergencia de medios alternativos - América Latina en Movimiento
ALAI, América Latina en Movimiento

2013-08-09

Honduras

Medios: Entre el discurso hegemónico y la emergencia de medios alternativos

Uriel Gudiel Rodríguez
Clasificado en:   Política: DerechosHumanos, |   Comunicación: Comunicacion, ComunicacionAlternativa, LibertadOpinion, Medios, NuevasTecnologias, Periodismo, |
Disponible en:   Español       
Compartir:


 

Resumen
El presente ensayo tiene como propósito evidenciar cuál es la estructura de los medios de comunicación en Honduras y cuál es el papel que estos juegan en la legitimación de actores e instituciones que influyen de manera contundente en la vida política de este país. Para este efecto, se pretende dar una mirada hacia la legislación que enmarca el ejercicio de la comunicación en Honduras, observando la tensión que existe entre el lenguaje, la libre expresión y los procesos de construcción de discurso hegemónico a través de la represión. Estableciendo de esta manera las condiciones que sugieren la urgencia de la construcción y consolidación de medios alternativos que viabilicen la participación real y efectiva de los ciudadanos en estos procesos, teniendo como base la perspectiva del texto: “Comunicación popular, Continuidades, transformaciones y desafíos” de María Cristina Mata (2011), junto con otros textos correspondientes a la bibliografía.
 
Palabras claves: lenguaje, libre expresión, hegemonía, comunicación popular
 
Introducción
 
La sencilla educación popular es el lema de las naciones libres, para destruir los errores y preparar el triunfo de la razón y la libertad. Francisco Morazán.
 
En el transcurso de la historia, los seres humanos han sufrido profundas transformaciones que han definido su propia existencia y que han hecho que en cada momento histórico la construcción de cosmovisiones respecto del mundo, la vida y la humanidad, hayan transformado a su vez sus prácticas, sus pensamientos y sin duda la forma en que estos se comunican.
 
Los múltiples lenguajes que han desarrollado las sociedades han dado cuenta de cada construcción de la realidad que del momento histórico se erige. Es decir, la utilización de medios masivos de comunicación, la incorporación de las nuevas tecnologías, la legitimidad de la información que se comunica, todo ello, no es un fruto espontáneo carente de contexto, por el contrario es por sí mismo un producto histórico que se enmarca dentro de contextos claramente definidos que son tanto de carácter global como local.
 
En ese sentido, la creación y transformación de los dispositivos de comunicación en las sociedades modernas, juegan un papel claramente determinante en la construcción de la opinión pública y por consiguiente de la acción social, en la reproducción de un sistema de mercado orientado al consumo, en la mediatización de la vida pública, y en la consolidación de estereotipos de identidad.
 
De esta manera, el objetivo del presente escrito tiene como finalidad caracterizar los medios de comunicación en Honduras y generar aproximaciones reflexivas respecto a la interrelación de ésta con las categorías lenguaje, libre expresión, hegemonía y comunicación popular.
 
Cabe destacar que en todo este proceso la construcción de nuevos saberes, nuevas técnicas de comunicación y nuevas estrategias de divulgación que viabilicen la participación, han sido producto de un sinnúmero de luchas sociales, luchas ganadas en décadas contra la opresión, luchas emprendidas por organizaciones y movimientos populares, que han impulsado proyectos de comunicación popular y alternativa que pretenden incluir en la sociedad a los que por múltiples factores se consideran como los excluidos.
 
Al referirse a un país como Honduras es preciso mencionar aspectos estructurales de la configuración misma del Estado- Nación que permitan situar el análisis de sus medios de comunicación en relación con variables de contexto que contribuyan a realizar un análisis con mayor precisión.
Las décadas de los 70´s y 80´s en Centroamérica fueron sumamente dolorosas debido a los conflictos en los distintos países de esta región, que ocasionaron no solamente profundizar las fuertes desigualdades sociales, sino instaurar un régimen del terror en el que la expresión social se convirtió en sinónimo de riesgo e incluso de muerte. En este contexto, el ejercicio de la comunicación ha tenido sus manos atadas frente a un sistema que ha acallado sistemáticamente las iniciativas individuales y colectivas de expresión popular. 
 
Sin embargo, el 2006 significó el surgimiento de una nueva etapa para Honduras, nuevas propuestas surgirían como el inicio de una urgente transformación cuando asume el poder el presidente José Manuel Zelaya, quien instala desde el primer día de su mandato  la ley de participación ciudadana y quien a continuación implementaría políticas que favorecieron sin lugar a dudas directamente a las poblaciones más vulnerables.
 
Pese a esto, la historia se repetiría en el 2009, el presidente Zelaya, sería víctima de un golpe de estado que a partir de ese momento, significaría un inmenso retroceso en los logros avanzados en su mandato, retornando entonces a las prácticas de represión, persecución, tortura y violencia.
 
En el campo de la comunicación, se acentuaron los asesinatos a periodistas y a todo aquel individuo u organización que estuviese en contra del golpe de estado, fue aquí donde retomaron de nuevo las riendas del gobierno las fuerzas armadas y los grupos económicos de poder, siendo estos los protagonistas e ideólogos de la nueva dictadura que se instauraría después del 28 de junio de 2009, a partir de cuando se suspendieron las garantías individuales, se violento la libertad de circulación, la libertad de expresión.
 
Pese a esto, el recrudecimiento de esta situación fue el causal del surgimiento de un movimiento organizado en el que el pueblo Hondureño ha fortalecido su organización social para reivindicar la lucha por la justicia social, la lucha que hay contra los medios corporativos, lucha que se había apagado. En ese sentido las distintas organizaciones de base, maestros, obreros, campesinos, pueblos originarios, comenzaron a informar, a comunicarse por medio de radios comunitarias, que anteriormente las habían mantenido olvidadas, fue en este momento donde muchas fueron cerradas, allanadas, y saqueadas.
Dando origen a la siguiente legislación
 
PODER EJECUTIVO DECRETO EJECUTIVO NUMERO PCM-M-O16-2009 EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA EN CONSEJO DE MINISTRO DECRETA:
 
ARTICULO 3.- Se prohíbe: 1. La libre circulación, la cual se restringirá conforme los parámetros establecidos en los comunicados de prensa que en cadena nacional emita la presidencia de la republica, los que contendrá de carga, ambulancias, la circulación urbana en las ciudades no comprendidas en los referidos comunicados y el personal médico y de enfermería en aquellas ciudades que abarquen los toques de queda. 2. Toda reunión pública no autorizada por las autoridades policiales o militares; 3. Emitir publicación por cualquier medio hablado, escrito o televisado, que ofendan la dignidad humana, a los funcionarios públicos, o atenten contra la ley, y las resoluciones gubernamentales; o de cualquier modo atenten contra la paz y el orden público; CONATEL a través de la policía nacional y las fuerzas armadas, queda autorizada para suspender cualquier radioemisora, canal de televisión o sistema de cable que no ajuste su programación a las presentes disposiciones.
 
A medida que los medios de comunicación van adecuándose a estas nuevas políticas también van cambiando su lenguaje y su forma de transmitir la información o la noticia, esto con el fin de mantener un orden establecido que permita ejercer un control sobre el accionar popular.
 
En este escenario, la comunicación alternativa, ha constituido uno de los elementos de vital importancia para la ampliación de la cobertura de los medios a esos lugares donde los medios corporativos no llegan. Esta situación se viene moldeando de acuerdo a los distintos momentos coyunturales que atraviesan los diferentes países de la región centroamericana así como en América Latina, en este caso, Honduras, es un claro ejemplo de la instauración de un discurso hegemónico por parte de los medios de comunicación como tecnología de poder para el establecimiento de un gobierno autoritario.
 
Sin embargo, las luchas que han emprendido diferentes organizaciones, movimientos sociales y la sociedad civil, desde hace algún tiempo en Honduras es hoy por hoy la lucha también de muchos países en Latinoamérica, en concordancia por lo planteado en la Declaración Universal de Derechos Humanos:
 
La Declaración Universal de Derechos Humanos, en su artículo 19, establece que “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.
 
Es así la situación que las diferentes corporaciones de medios en Honduras se han apoderado de la ondas radioeléctricas, creando así monopolios de la comunicación, acaparando todo el espectro radioeléctrico y dejando marginados sectores más pobres, quedando sin vos muchas personas, esto se puede ver en el informe presentado por El CNA- (Consejo Nacional Anticorrupción)
 
En este contexto, la prensa digital ha ganado paulatinamente cierta presencia y credibilidad, destacándose tres diarios, dos medios quincenales y una agencia ciudadana de noticias que circula semanalmente.  No obstante, son diez los grandes medios de comunicación con que cuenta el país: cuatro canales de televisión, cuatro periódicos y dos radioemisoras; todos en manos de seis familias. (Censura sutil en Honduras, informe CNA consejo nacional anticorrupción, pág. 10)
 
Es por ello que el desarrollo, la democratización, y reformar la ley del sector marco de telecomunicaciones ofrece una oportunidad fundamental para garantizar acceso a las frecuencias a personas o sectores generalmente marginados o excluidos. El desafío en estos tiempos y en el futuro inmediato es convertir la actual desigualdad en el uso del espectro radioeléctrico y la distribución de las frecuencias en forma justa y equitativa, especialmente para la difusión de la cultura, identidad nacional, territorialidad, visión holística del mundo, del desarrollo y de su entorno. Sobre este particular la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ya ha reconocido que los Estados tienen la potestad de administrar el espectro radioeléctrico y, concretamente, de establecer previamente términos de duración de las concesiones, permisos, registros y licencias y decidir sobre su renovación o no a la finalización de los plazos respectivos.
 
De manera general, las acciones contra-hegemónicas actúan como herramientas para la comunicación en el campo popular, sin dejar de lado la militancia social, quedando implícito que periodistas y/o comunicadores deben ser solidarios, en la batalla de las ideas, con las fuerzas sociales empeñadas en las luchas por la democratización de la palabra y de la información.
 
Es necesario por ello debatir, definir e intentar desarrollar políticas de comunicación electrónica más eficientes, aprovechando todos los medios y metodologías de divulgación disponibles, como por ejemplo, boletines electrónicos, eventos que atraigan la atención de nuevas audiencias, estrategias específicas para redes sociales y mayor integración de las experiencias en plataformas comunes de difusión. Esto es palabras de María Cristina Mata significa,
 
En ese terreno, las luchas por los derechos a la información y la comunicación emergen como un campo de acción inexorable para la comunicación popular. No sólo porque las políticas públicas de comunicación dominantes ponen en inferioridad de condiciones y hasta en riesgo su propia existencia, en especial cuando se emplean medios audiovisuales. (Mata, 2011:20)
 
Es importante resaltar que la construcción de ciudadanía quiérase o no en Honduras ha sido con un gran entusiasmo por parte de los individuos, entrando estos en la arena política, al mismo tiempo rompiendo con viejas prácticas de ciudadanía, también derribando muros en los cuales han tenido que estar detrás de ellos aguantando, sufriendo, pero al mismo tiempo luchando para derribarlos. Las prácticas de nuevos saberes de nuevas estrategias han ido forjando nuevos nuevas experiencias y a su vez nuevos sujetos. Para concluir y resaltar la importancia de la comunicación popular en Honduras frente a este panorama tan desalentador que se presento en el texto, y que sin embargo sugiere la acción popular y política como la alternativa frente a la construcción de medios de comunicación que realmente involucren a la ciudadanía hondureña.
 
 


http://alainet.org/active/66310%26lang=es




[Página de búsquedas]  [Página principal]  [Main Page]  [Regresar]
Quienes somos | Área Mujeres | Minga Informativa de Movimientos Sociales