Nadie canta victoria - América Latina en Movimiento
ALAI, América Latina en Movimiento

2004-06-02

Venezuela

Nadie canta victoria

Gilberto Maringoni
Clasificado en: Politica, Democracia, Social,
Disponible en:   Español       Portugues    


Presiones internacionales y denuncias de fraudes rodean la segunda tentativa de convocar al referendo revocatorio del mandato de Hugo Chávez. Pero el resultado, a ser divulgado el sábado, es una incógnita. Un triunfo del gobierno es la recuperación de la economía, después de meses de crisis.

Imagine el lector el siguiente escenario: Noviembre de 2004, Washington, Estados Unidos de América. Los escrutinios de las elecciones presidenciales norteamericanas llegan a un impasse. El conteo de votos en varios condados de la Florida presentan números contradictorios entre sí. Los trabajos de las mesas están paralizados y la incertidumbre y las tensiones crecen. Los mercados financieros permanecen a la expectativa. Aparentemente el candidato demócrata está adelante, pero una confusa sumatoria, que lleva en cuenta el número de distritos y no de electores, coloca en la delantera a George W. Bush, del Partido Republicano. Hay protestas en varias partes del país, que ponen en duda la limpieza del proceso. La comunidad internacional se muestra confusa. En ese momento, desembarca en la capital del país una misión internacional del Centro Chávez, poderosa Organización no Gubernamental, dirigida por el líder venezolano Hugo Chávez. Junto a ella, llegan César Gaviria, secretario general de la Organización de Estados Americanos, y Luis Ayala, español, dirigente de la Internacional Socialista. Luego se instalan en el hotel más lujoso de la ciudad y pasan a conceder entrevistas a la prensa y a convocar a reuniones con diversos partidos y organizaciones civiles. Reciben a los dueños de los grandes monopolios mediáticos: Fox News, CNN, ABC, New York Times, Washington Post, etc. Por fin, el presidente del Centro Chávez convoca a una entrevista colectiva y advierte: - Si, bajo cualquier circunstancia, por más remota que sea, hubiera alguna diferencia entre los datos de la Justicia Electoral y los números que tenemos nosotros, los observadores internacionales, nos reservamos el derecho de volver públicos nuestros datos. Esperamos que eso no acontezca.

¿Aparentemente absurdo no? Pues es exactamente eso, cambiados los lugares y nombres, lo que sucede en estos días en Caracas, después de la segunda recolección de firmas con miras a la aprobación del referendo revocatorio del mandato presidencial de Hugo Chávez Frías. La ONG en cuestión es el Centro Carter, cuyo dirigente, el ex Presidente de EE.UU., Jimmy Carter, "claramente extrapoló las funciones de observador internacional", según afirmó Jorge Rodríguez, uno de los cinco integrantes de la cúpula del Consejo Nacional Electoral (CNE), órgano del Estado bajo cuyas reglas se desarrolla el proceso.

Ni las "misses" desvían la atención

El ambiente político en la capital venezolana es tenso. El tiempo permanentemente pesado y nublado parece contribuir a eso. Ni siquiera la tentativa de recolocar el decadente concurso de Miss Universo, otrora una de las manías nacionales, desvía la atención del principal. La etapa final del concurso, realizado en Quito (Ecuador), no merece más que tímidas noticias en las páginas interiores de los periódicos. Los titulares y los noticieros de televisión están dominados por la posibilidad o no de la realización del referendo revocatorio, medida inédita prevista en la Constitución venezolana.

Durante tres días, del 28 al 30 de mayo, la oposición intentó obtener por segunda vez el número mínimo de firmas –20% del total del electorado nacional- para convocar la consulta popular. Nadie se atreve a prever el resultado final, cuya divulgación debe ocurrir el próximo sábado. En la primera etapa, realizada a inicios de diciembre, la oposición alegó haber recolectado cerca de 3,4 millones de firmas, sobrepasando en 800 mil el piso mínimo exigido, de 2,6 millones. Sin embargo, después del examen, la CNE constató irregularidades en aproximadamente 1,8 millones. Un nuevo proceso fue convocado, para que los dueños de las firmas impugnadas reconfirmasen su presencia. El techo ahora es de 800.000 mil rúbricas, para que el posible referendo sea realizado en agosto. Ç

La oposición suda la camisa para obtener el acuerdo de un quinto de la población, pero sus miembros tratan de hacer alarde con la posible obtención del incierto techo como una desaprobación incuestionable al gobierno. El editorial de este miércoles de El Nacional, uno de los principales soportes del golpe de Estado de 2002, llega a decir que "el régimen cesó de gobernar y permanece solitario en su desguarnecida trinchera, de donde solo saldrá para entregarse".

A pesar del juego de nervios, ninguno de los dos lados canta victoria con anticipación. El propio Chávez afirmó en la tarde del martes que "sea cual sea el resultado, será con un margen pequeño".

Irregularidades

El proceso estuvo marcado por denuncias de irregularidades. El lunes, el presidente del CNE, Franciso Carrasquero, en reunión con observadores internacionales, resaltó que "cerca de 25 mil cédulas de identidad presentadas en las mesas de votación son falsas, pues las fotos no corresponden con los nombres y éstos están en desacuerdo con los números". Algunos centros de clonación de cédulas fueron descubiertos por la policía y el CNE constató que 7 mil muertos comparecieron a los centros de verificación de firmas.

"Pero no vale la pena hacer de esta una batalla meramente aritmética", señala el profesor de estadística e investigador de la Universidad Central de Venezuela, Luis Lander. "Reducir la lucha política a eso corresponde aceptar el juego de la oposición, que saca de la escena su historia pasada, golpista, de paros empresariales y sabotajes durante los cinco años del gobierno de Chávez". El terreno exclusivo de la contabilidad de votos puede colocar al gobierno en la defensiva, ante una victoria apretada de la oposición. "¿Qué significa 20% de los votos, frente a las realizaciones de estos últimos años, de la recuperación económica, del creciente apoyo popular?", se pregunta el investigador.

El vice-presidente de la República, José Vicente Rangel, en el discurso de apertura de la III Cumbre de la Deuda Social y por la Integración Latinoamericana, realizada en la mañana del miércoles, insiste en la misma dirección: La decisión no está en la recolección de firmas, sino en el referendo. Los que hoy se aferran a él son los mismos que no querían en la Constitución.

No aceptación

A pesar de eso, las advertencias de Jimmy Carter -poniendo en duda el veredicto del CNE-, secundadas por diversos líderes de la oposición, apuntan hacia una posible no aceptación de los cómputos, en caso que no sea aprobado el referendo. El propio Chávez lanzó públicamente un desafío como respuesta: "Estoy listo para aceptar el resultado, cualquiera sea; no oigo a nadie de la oposición decir lo mismo. Esta no será una victoria de ellos. Tenemos casi 13 millones de electores. Si alcanzan el piso necesario, todavía les falta 10 millones para estar convencidos. ¿ Donde estaba esa gente durante la recolección de estos tres días?".

Algunos sectores de la oposición, castigados por derrotas seguidas, tratan de no exacerbar las tensiones. Manuel Cova, secretario general de la otrora poderosa Central de Trabajadores de Venezuela, trinchera histórica de Acción Democrática, partido que dominó el escenario por cuatro décadas, señaló a sus pares "que no es hora de ponernos prepotentes", reclamando una postura más humilde.

Economía

El gobierno cuenta con una inequívoca carta bajo la manga: la recuperación económica de los últimos meses, sostenida por el aumento del precio del petróleo, cuyo barril superó el precio de US$ 40 dólares en los últimos días. Según el Ministro de Planificación Jorge Giorgani, el PIB venezolano, que cayó 27.8% en el primer semestre de 2003, debido al paro petrolero, subió a 29.8% en el primer trimestre de 2004. O sea, se recuperó la actividad económica interrumpida hace un año y la producción petrolera sigue alrededor de 3.1 millones de barriles diarios. El desempleo, que alcanzó el final del año escandalosa cifra del 27.8% de la población económicamente activa, cayó ahora al 21.8%. Y la inflación registra un ritmo descendente en los últimos meses.

Para Luis Lander, tales datos alejan un escenario de sabotaje económico por parte de las clases dominantes en agosto, posible fecha de la realización del referendo. "La recuperación depende del petróleo, controlado por el Estado. Es muy difícil que, con una demanda creciente, los Estados Unidos dejen comprar el petróleo venezolano, por ejemplo", dice. No obstante, presiones y terrorismo político y mediático seguramente se darán.

Doble objetivo

Pero el referendo no es el único objetivo de la oposición. Caso sea derrotado, se puede tratar de crear un clima interno de enfrentamiento y alegatos de fraudes, con el llamado para que se cumpla la Carta de la OEA, aprobada en 2001. El documento sentencia que la organización debe intervenir en cualquier país miembro que irrespete las normas de la convivencia democrática.

El golpe de Estado, patrocinado por Estados Unidos y Francia en Haití, con el secuestro del ex presidente Jean- Bertrand Aristide, se dio con las bendiciones de la ONU y de varios países latinoamericanos, que ahora envían al país una "fuerza de paz" dirigida por Brasil. Conflictos internos, escaramuzas en la frontera con Colombia, el mayor aliado de la Casa Blanca en la región, el descubrimiento de centenas de paramilitares colombianos entrenando dentro de Venezuela y el intento de aislar a Chávez en la reciente cumbre de Guadalajara -a pesar de haber sido el centro de las atenciones- hacen parte de un peligroso caldo de cultivo. Esa situación puede incluso justificar una posible intervención en un país que trata a toda costa, a diferencia de sus vecinos, de mantener su soberanía, su democracia y romper con el orden neoliberal (traducción ALAI).

* Gilberto Maringoni, periodista brasileño, enviado especial a Caracas por la Agencia Carta Maior.

http://alainet.org/active/6233&lang=es




[Página de búsquedas]  [Página principal]  [Main Page]  [Regresar]
Quienes somos | Área Mujeres | Minga Informativa de Movimientos Sociales