La Argentina, los fondos buitres y los rescates europeos - América Latina en Movimiento
ALAI, América Latina en Movimiento

2012-12-20

ALatina

La Argentina, los fondos buitres y los rescates europeos

Observatorio Económico de América Latina
Clasificado en:   Economía: Economia, Finanzas, |
Disponible en:   Español       
Compartir:


Los pasos hacia una unión bancaria europea alemanizada y la aprobación del segundo rescate para Grecia son acontecimientos de gran incidencia en la nueva arquitectura financiera internacional. El camino hacia una supervisión bancaria unificada tuvo como centro polémico la búsqueda de  Alemania de quedar exenta de dicha supervisón. Unos argumentan que es por la debilidad de la banca regional y otros por la debilidad de la gran banca alemana hasta ahora no colocada en el radar por sus dificultades. El anuncio del Financial Times el 6 de diciembre   (http://dealbook.nytimes.com/2012/12/06/deutsche-bank-says-report-that-it-hid-losses-is-without-merit/) que Deutsche Bank guarda 12,000 millones de euros de pérdidas escondidas desde el 2009 explican parcialmente la resistencia alemanas a ser parte  de  la supervisión bancaria europea que ellos auspician.  Finalmente el 11 de diciembre aceptaron ser sujetos de supervisión y se firmó el acuerdo. (http://www.nytimes.com/2012/12/14/business/global/eu-leaders-hail-accord-on-banking-supervision.html) Todos los analistas indican que es el primer paso para el funcionamiento del ya tardío Mecanismo de Estabilidad Europeo creado en el 2012 como el Fondo de Estabilización Financiero Europeo (EFSF por sus siglas en inglés).
 
Como se recordará el Euro se creó bajo los supuestos teóricos de la eficiencia de los mercados de capitales y por lo tanto la única institución creada fue un banco central independiente. Era imposible en los supuestos de la época que ninguna economía fuera a tener ni problemas fiscales ni problemas bancarios ni problemas de balanza de pagos – como el  Titanic, no se hunde por definición -. Mucho menos que los problemas bancarios fueran a llevar a problemas fiscales. Por esta razón no se crearon ni un fondo para rescates bancarios ni un fondo para rescates fiscales. El BCE se ocuparía de la balanza de pagos, de su parte. Con el incendio en la mitad del bosque en mayo del 2010 crearon el EFSF sin los recursos necesarios y con una condicionalidad que lo hizo inoperante. Con una supervisión bancaria europea aprobada, la probabilidad de que el fondo de rescate bancario funcione es bastante alto. Sigue sin haber impuestos europeos, ni un mecanismo fiscal de cobros europeos, ni un fondo de rescates fiscales, que es donde acaban los problemas bancarios, siempre. Los artífices de la cooperación financiera sudamericana deben de tener esto en cuenta.
 
De otro lado, la persistencia en políticas ortodoxas para “ayudar” a Grecia mediante la reducción de los salarios y el aumento de los impuestos para que esos recursos se transfieran a la banca, no solo recuerdan a la América latina de los años 80, sino presagia una depresión económica europea de larga duración como ya indica UNDESA (http://www.un.org/en/development/desa/policy/wesp/wesp_current/2013Chap1_embargo.pdf).
 
 Los analistas sajones siguen hablando de la post crisis pero también de que el empleo no regresará a su nivel previo a 2008 hasta el 2017 ni en Estados unidos ni en Europa. Quizás el síntoma visible de que la crisis continua sea que los restaurantes clásicos más caros de Nueva York cerraron en el 2008 y siguen cerrados (Top of the 666’s y Rainbow Room del Rockefeller Center). Más a fondo se aprecia que la pobreza en Europa afecta al 17% de la población de UE y que en Estados Unidos el desempleo sumado a los que están fuera de registro buscando empleo, llega al 12% de la población.
 
La suma de las políticas de demanda, fiscales y salariales, dentro de diversos países europeos ha llevado a que la zona entera se detenga, como se deprimió Latinoamérica en los años 80. La diferencia es que tras el ejemplo de Argentina y Ecuador de recompra de la deuda con reservas internacionales a precios de mercado, Grecia y más tarde Bélgica, España, Irlanda, Italia, Francia y Portugal y otros con 100% de deuda en el PIB, se puedan animar a hacer lo mismo. Eso une el tema de la Argentina, con los fondos buitres y los rescates europeos.
 
Quizás por esta razón, del otro lado del atlántico, Argentina afronta problemas no sólo de desarrollo económico e inflación sino una lucha contra Fondos Buitre que motivados por un instinto predador enjuiciaron a la Argentina por no respetar los pagos de los bonos que no fueron canjeados por bonos de salida en la operación de reducción de deuda del año 2005. El fallo inicial del Juez Griesa en noviembre en Nueva York fue a favor de NML Fund, de propiedad del mismo multibillonario Paul Singer conocido por Elliot Associates en el sentido que era igual tener un bono de salida, negociado con una pérdida del valor nominal, que un bono original, sin negociar siguiendo el principio de la no  discriminación entre acreedores.  Para presionar a la Argentina inclusive dieron en Nueva York una orden de captura al buque escuela de dicho país en octubre lo que se logró en una parada en Ghana, como prenda para el pago de la deuda (http://www.forbes.com/fdc/welcome_mjx.shtml) Esto generó un debate sobre si existe o no inmunidad soberana a los activos públicos de un país.  Como parte de la presión contra Argentina, Fitch degradó a la Argentina en su calificación colocándola como candidata fija a suspensión de pagos. (http://www.reuters.com/article/2012/11/27/argentina-fitch-downgrade-idUSWNA011020121127) Eso convierte esta acción de NML Fund en una acción concertada entre ellos, la calificadora de riesgos y los diarios Wall St Journal (http://online.wsj.com/article/SB10000872396390444657804578050923796499176.html) y el Clarin, (http://www.ieco.clarin.com/mercados/Default-Argentina-lidera-ranking-default_0_802719953.html ) por mencionar a los más saltantes que se apuraron en anunciar el default.  El poder de la prensa para anunciar resultados esperados falsos se ha podido ver y el poder de la calificadora de riesgos igualmente. De su parte, Argentina sigue pagando su deuda comprometida con los bonos de salida y sigue en el juicio contra los fondos buitres logrando hasta ahora  revertir los fallos. Si triunfa Argentina, se habrá consolidado este mecanismo de reducción de deuda introducido por Chile en 1934. Esta opción de Argentina es el resultado de la falta de tribunales internacionales de arbitraje para deuda soberana, resistidos desde hace más de una década  por la banca anglosajona.
 
El litigio de los Fondos Buitre vs Argentina posee un carácter significativo, debido a sus implicancias. En un primer momento se aprecia que los efectos hubieran ido más lejos que sólo pagar 1,450 millones USD a los buitres; ya que existe la Cláusula del Acreedor más Favorecido, que indica que de existir condiciones más favorables para los bonistas que no entraron al canje —el 7%— se deberán extender estas condiciones  al 93% restante. En los canjes de 2005 y 2007 hubo una quita de la deuda de un promedio entre el 63% y 45%[1], “según el último Informe de Deuda Pública de la Secretaría de Finanzas del Ministerio de Economía (MECON-SF). Es decir se hubiera regresado a la situación previa al acuerdo de salda.  El total de la deuda al 30/6/2012 era de 194,000 millones USD”[2], que representa cerca del 40% de su PIB. En el caso de aprobarse la Claúsula del Acreedor más favorecido en Febrero, la deuda pública  doblaría al 80% del PIB y se situaría en una grave imposibilidad de pago.
 
Otro punto interesante sobre la situación de América austral es la correlación de los sucesos que acontecen y pudieran obtener un reflejo en la zona Euro. El Ministro de Economía de la Argentina Hernán Gaspar Lorenzino declaró el 30 de octubre, que “jamás vamos a pagarles a los Fondos Buitres”[3]. Se puede apreciar que ante la tensión de un posible default, Argentina amenazó con desconocer la deuda con los Fondos Buitre. En la quita de la deuda argentina de 2005 y 2007 se pasó de un endeudamiento en 2002 de cerca del 130% del PIB a uno de 40% en la actualidad. Grecia tras la quita de deuda de este diciembre mantiene  su deuda sigue cercana al 170% de su PIB y se espera una reducción a 124% en 2020 y por debajo del 110% en 2022, según Mme. Lagarde, directora del FMI.
 
Varios analistas argentinos han aprovechado el fallo  desfavorable a la Argentina del juez Griesa para manifestar sus ideas a favor de un nuevo default y quita a la deuda. El aplazamiento de para que puedan presentar pruebas ambas partes ha servido de paliativo a la situación. “El experto de la ONU en deuda externa Cephas Lumina, instó, el 13 de diciembre, a los gobiernos, a no permitir que los “Fondos Buitre” paralicen el alivio de la deuda de los países pobres y expresó preocupación por la incautación en Ghana del buque argentino Libertad”[4]. El modus operandi de los Fondos Buitre es el comprar deuda en los mercados secundarios a precio bastante reducido y litigar para el pago del 100% del valor nominal del bono; Bueno Aires tendrá que negociar con su fervor característico, ya que tendrá presiones propias e internacionales, pero se espera que las actividades de los Fondos Buitre sean reguladas en la brevedad para no crear este tipo de situaciones que colocan en jaque a economías que están buscando un camino propio de desarrollo ante la crisis.
 
Editorial del Observatorio Económico de América Latina (OBELA)
 
 www.OBELA.org




http://alainet.org/active/60480




[Página de búsquedas]  [Página principal]  [Main Page]  [Regresar]
Quienes somos | Área Mujeres | Minga Informativa de Movimientos Sociales