Desafíos estratégicos en seguridad y defensa - América Latina en Movimiento
ALAI, América Latina en Movimiento

2009-12-16

Colombia

Desafíos estratégicos en seguridad y defensa

Alejo Vargas Velásquez
Clasificado en:   Política: Politica, |   Internacional: Internacional, |
Disponible en:   Español       
Compartir:


En la post-guerra fría, la diferenciación clásica de amenazas o desafíos, entre lo externo y lo interno, es más sutil y cada vez más los problemas de seguridad y defensa tienden a ser colocados en la categoría de problemas ‘intermésticos’ -simultáneamente son internacionales y domésticos-.
 
Las principales amenazas, riesgos y desafíos a la seguridad colombiana son una combinación de amenazas tradicionales con nuevas amenazas y en su orden son, el conflicto interno armado, el narcotráfico y actividades ligadas al crimen organizado nacional y transnacional. Igualmente las derivadas de la actitud agresiva del gobierno de Venezuela y en menor medida de otros países por tensiones en áreas fronterizas, o la disputa por delimitación de límites no resueltos en el Caribe.
 
a) El conflicto interno armado colombiano, pese a que su dinámica ha cambiado sustancialmente a favor del Estado y su Fuerza Pública, quienes han sido eficaces en golpear a las organizaciones guerrilleras, pero éstas organizaciones han mostrado capacidad de adaptación y de resistir causando daño, aunque hoy sea impensable una posibilidad de triunfo de las fuerzas alzadas en armas contra el Estado.
 
El conflicto interno armado colombiano ha vivido un proceso de creciente regionalización que lo ha transformado en uno de los principales factores de inestabilidad en la región andina; su  prolongación y complejidad ha sido el mayor dinamizador del tráfico de armas y municiones. Siendo realistas los incidentes o tensiones fronterizas con seguridad van a seguirse presentando, porque la tendencia normal de los actores armados no estatales es tomar las fronteras como áreas estratégicas de retaguardia, más allá de la aceptación –tácita o implícita- o no de los gobiernos vecinos. A esto se adiciona el carácter transnacional del narcotráfico y su incidencia en la región.
 
Las tensiones de Colombia con sus vecinos y eventualmente otros países de Latinoamérica pueden agudizarse por la decisión de Colombia y Estados Unidos de ampliar sus políticas de cooperación militar. Colombia permitirá que en siete de sus Bases puedan operar aviones, radares y buques norteamericanos.
 
Colombia, frente a la tensa situación que se vive con algunos de sus vecinos, debería empezar a preparar y diseñar una reconversión de una parte de las Fuerzas Armadas –volcadas a seguridad interior- para funciones más claras de defensa nacional y centrar en el tema del conflicto interno armado a unidades especiales del tipo FUDRA y unidades especiales de inteligencia.
 
b) El narcotráfico es una actividad transnacional, ilegal y que produce grandes ganancias por las dos razones anteriores; adicionalmente se ha ligado a diversas modalidades del crimen organizado y al conflicto interno armado, volviéndose la principal fuente de financiación para todos los actores ilegales. La dinámica del narcotráfico se posibilita y al tiempo se complejiza con la participación de grupos armados de diversa naturaleza –guerrilla, grupos paramilitares, bandas criminales- y la adaptación de estas organizaciones ilegales a las diferentes formas de combate: dinamismo en el transporte estableciendo nuevas rutas y el permanente aprendizaje de las estructuras narcotraficantes sobre cómo evitar a las autoridades, dejando de lado su jerarquía vertical para establecerse como pequeñas células operativas.
 
c) El Crimen Organizado, tanto nacional como transnacional,  es una de las amenazas más importantes para la seguridad; aunque la importancia de otras amenazas por momentos tendiera a minimizarlo, no hay duda que distintas organizaciones criminales nacionales se articulan con otras de carácter nacional o transnacional.  Muchas de las hoy denominadas Bandas Criminales (BACRIM) y por otros autores llamadas bandas emergentes o grupos neoparamilitares, se sitúan en esta categoría de la criminalidad y son responsables de diversos tipos de delitos, incluyendo buena parte de los problemas de inseguridad urbana que tanto preocupan hoy en Colombia, pero adicionalmente son un riesgo para la democracia por su pretensión de cooptar o subordinar a sectores de la institucionalidad.
 

- Alejo Vargas Velásquez es Profesor Universidad Nacional de Colombia.



http://alainet.org/active/35122




[Página de búsquedas]  [Página principal]  [Main Page]  [Regresar]
Quienes somos | Área Mujeres | Minga Informativa de Movimientos Sociales