Para que sirven las elecciones? (II) - América Latina en Movimiento
ALAI, América Latina en Movimiento

2009-06-04

Mexico

Para que sirven las elecciones? (II)

Francisco Velasco Zapata
Clasificado en:   Política: Politica, Elecciones, Partidos, |
Disponible en:   Español       
Compartir:


¿Para qué sirven las elecciones? En México para muchas cosas, menos para que el ciudadano elija a sus gobernantes. Por lo menos eso hemos podido constatar en casi todo el siglo XX y ni mencionamos el siglo XIX, pues, en nuestro país fue tiempo perdido y no tuvo nada interesante el asunto electoral. Pero en las dos últimas décadas en que se han hecho reformas electorales “importantes” en el fondo “algo cambió, pero todo sigue igual”. En México el pueblo “vota”, pero no elige. Los que eligen son los partidos y, dentro de ellos, los miembros de la “cupulocracia”. El ciudadano común, que somos la mayoría cuando acudimos a las urnas, sólo votamos, pero nunca elegimos. El pueblo vota perno no es “votado”, elegido; o llevado por las urnas para representar a su comunidad. De este -el ciudadano- sólo se requiere su aprobación, jamás su negación o desacuerdo.

Las elecciones en México son un juego, una mentira, “política ficción” -en palabras de un depredador grande-. Son eminentemente clientelares y por ello las mafias partidistas abusan de las necesidades de la gente haciendo gala de sus dotes para solicitar -con gran descaro y cinismo- el voto, sólo el voto, no más, pero tampoco menos. Abusan de la gente, sobre todo de la más necesitada, a cambio de dádivas o promesas que jamás cumplen. Lo malo y peor de todo es que las autoridades encargadas de sancionar esas conductas Instituto Federal Electoral “IFE”, PGR, los tribunales, o sus equivalentes en las entidades federativas jamás hacen algo para remediar una conducta ilegal, un “delito electoral”. Efectivamente, tanto el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales -Cofipe- y la parte correspondiente de los Códigos Penales y electorales del país prescriben que comete delito electoral quien solicite votos por paga, dádiva, promesa de dinero u otra recompensa -como los son las despensas- durante las campañas electorales o la jornada electoral.

Pero eso no es todo, también cometen delito electoral aquellos ministros de cultos religiosos que, en el desarrollo de actos públicos propios de su ministerio, inducen al electorado a votar en favor o en contra de un candidato o partido político, o a la abstención del ejercicio del derecho al voto; también comete delito electoral aquel que condicione la prestación de un servicio público, el cumplimiento de programas o la realización de obras públicas a la emisión del sufragio en favor de un partido político o candidato; quien destine de manera ilegal, fondos, bienes o servicios que tenga a su disposición en virtud de su cargo tales como vehículos, inmuebles y equipos, al apoyo de un partido político o de un candidato, sin perjuicio de las penas que pueda corresponder por el delito de peculado. También comete delito electoral quien proporcione apoyo o preste algún servicio a los partidos políticos o a sus candidatos, a través de sus subordinados, usando del tiempo correspondiente a sus labores, de manera ilegal. La lista de delitos electorales es muy grande, pero la conducta ilegal se comete con mucha frecuencia, con total impunidad y las autoridades responsables no hacen nada, ni siquiera cuando hay denuncias certificadas por notario público, que se supone tienen valor pleno probatorio. ¿O usted, amable lector, sabe de algún partido político que haya sido sancionado por realizar acciones ilegales como la compra de votos o el reparto de despensas en las campañas electorales? ¿Conoce algún ministro de culto religioso que haya sido sancionado por violar la ley?

La mayoría de las conductas ilegales se cometen más allá de lo que podríamos llamar hechos razonablemente entendibles. Ante ello, nada pasa, todo sigue y seguirá igual: "elecciones clientelares". Y en este tipo de elecciones sólo ganan los partidos que tienen más recursos económicos proporcionados por el gobierno, ya sea municipal, estatal o federal. Podríamos concluir, además, que todo el proceso electoral está viciado y no permite identificar quien gana legal y legítimamente; que gana aquel que impactó a más clientes, en medio de la impunidad, el mejor caldo de cultivo de la corrupción electoral. Un caso interesante es la elección del ayuntamiento de Texcoco, donde se dice que el candidato a presidente municipal del PRD -miembro de la mafia política dirigida por el cacique Higinio Martínez- presume a los cuatro vientos que estando en empate técnico con el PRI, dispondrá de 5000 votos de a mil pesitos cada uno, por lo cual, con tan sólo ejercer 5 millones de pesos de dudosa procedencia ganará la elección. ¿Si lo hicieran, podría percatarse el IEEM y, en su caso, sancionar la conducta ilegal? ¿Y usted, cómo la ve?

- Francisco Velasco Zapata es Politólogo, presidente de Parlamento Ciudadano del Estado de México.



http://alainet.org/active/30699&lang=es


Documentos Relacionados:
Para qué sirven las elecciones? - Velasco Zapata Francisco [2009-06-01]
Para que sirven las elecciones? (III) - Velasco Zapata Francisco [2009-06-08]




[Página de búsquedas]  [Página principal]  [Main Page]  [Regresar]
Quienes somos | Área Mujeres | Minga Informativa de Movimientos Sociales