La singular evolución del MIR boliviano - América Latina en Movimiento
ALAI, América Latina en Movimiento

2002-08-25

Bolivia

La singular evolución del MIR boliviano

Isaac Bigio
Clasificado en: Politica, Democracia, DerechosHumanos, Militar, Partidos, Social, Violencia,
Disponible en:   Español       


Un caso muy especial a nivel internacional es el del MIR boliviano. Se trata del partido que más ha estado en el gobierno de dicho país en las últimas 2 décadas. Si la actual coalición gubernamental lograse completar su quinquenio constitucional, para el 2007 el MIR habría estado en 21 de los últimos 25 años en posiciones de poder. No hay partido significativo (desde la ultraizquierda hasta la derecha ex-dictatorial) con quien el MIR boliviano no hubiera co- gobernado o tejido un frente estratégico.

En esta nota analizaremos como así el partido surgido en la tierra donde murió el Ché se habría convertido en la organización sudamericana de raiz castrista con mayor acceso al poder.

Los MIRes andinos

En América Latina han habido 2 revoluciones que produjeron el surgimiento de nuevos partidos de izquierda. Los admiradores de la revolución rusa de 1917 formarían los Partidos Comunistas y quienes se inspiraban en la revolución cubana de 1959 fundarían una serie de nuevas organizaciones que pregonizaban la lucha armada. En los Andes la sigla que muchos de estos últimos solían utilizar fue la de MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria).

Estos nuevas fuerzas castro-guevaristas se autoproclamaban como la 'nueva izquierda'. Sus cuadros podrían provener de esciciones de antiguos partidos nacionalistas, a quienes acusaban de haberse constituido como fuerzas burguesas. Estos cuestionaban a la 'vieja izquierda' conformada por los partidos comunistas a quienes criticaban por plantear la vía parlamentaria o evolutiva al socialismo, o a los trotskistas a quienes despreciaban por aferrarse a estrategias 'obsoletas' como la de construir partidos obreros para hacer insurrecciones socialistas de consejos obreros.

Los miristas seguían la estrategia del Ché Guevara. En vez de conformar partidos que se centrasen en los sindicatos o en la arena electoral, había que prepararse para ir a crear focos armados en las montañas pues éstos lograrían electrizar a la población conduciendo a una revolución liderada por comandantes guerrilleros. Los MIR de Venezuela y Perú nacieron a inicios de los 1960s como rupturas de Acción Democrática y del APRA, dos partidos hermanos inspirados en las ideas de Haya de la Torre. Ambos MIRes organizarían focos armados.

En el Perú su dirigente máximo, Luis de la Puente Uceda, murió en combate y uno de quienes inicialmente estuvo cerca a ellos, Carlos Malpica, sería el primer candidato del frente electoral de la izquierda peruana antes del golpe militar de 1968.

Durante la 'junta militar socialista' de Juan Velasco (1968-75) el MIR peruano se desgajaría en diversas fracciones, algunas pro-chinas y otras pro-cubanas. A inicios de los 1980s los miristas peruanos tendieron a definirse en torno a dos proyectos. Los que apuntalaban el frente popular electoral Izquierda Unida co- fundarían el Partido Unificado Mariateguista. Los que quisieron impulsar una lucha armada inspirada en el sandinismo y crítica al senderismo darían paso al Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). Tapia, uno de los jefes históricos de una fracción del MIR, evolucionaría desde el primer camino hasta convertirse en uno de los principales asesores en la lucha contra-subversiva. En cambio, Víctor Polay, líder de otra ala mirista, se convirtió en la cabeza del MRTA.

En Venezuela el MIR se transformó en la segunda fuerza electoral de la izquierda hasta que entraría en un proceso de dispersión. Una gran parte de los miristas está ahora en el Polo Patriótico del presidente Chávez.

En Argentina se formó un pequeño y efímero MIR en torno al intelectual Silvio Frondizi. Este tenía influencia trotskista y de allí saldrían Ricardo Napurí, primer senador trotskista peruano, y Jorge Altamira, legislador del Partido Obrero argentino. El MIR que llegaría a tener más fama fue el chileno formado a mediado de los 1960. Durante el gobierno de la Unidad Popular (1970- 73) el MIR organizaba a millares de activistas buscando rebalsar a un presidente, como Allende, al que tildaban de reformista. El golpe de Pinochet golpió duramente a esta organización, la misma que sería una de las piezas claves en la estructuración de la Junta de Coordinación Revolucionaria, una alianza de organizaciones guerrilleras del cono sur que hacían frente al Plan Cóndor de las dictaduras imperantes.Los miristas chilenos se fueron dividiendo y hoy constituyen núcleos activos aunque sin fuerza electoral.

Los miristas que más fuerza militar llegaron a tener fueron los del MRTA-MIR Comandos Revolucionarios del Pueblo, los mismos que en su mejor momento llegaron a organizar sendas columnas armadas en Junín y San Martín.

El MIR altiplánico

El último MIR en ser fundado fue el boliviano. Desde fines de 1970 hasta Agosto 1971 Bolivia había tenido un gobierno 'socialista militar'. El 1 de Mayo de 1971 se había reunido la Asamblea del Pueblo en el local del parlamento. Esta se basaba en la Central Obrera Boliviana y las organizaciones de la izquierda y se proponía formar un poder paralelo que co-gobernase con el presidente general Juan José Torres o le remplazase. Inmediatamente después que el ejército dió el golpe del general Hugo Bánzer apuntalado por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y la Falange, el 7 de septiembre de 1971 una serie de ex- militantes de una fracción disidente del MNR y de la Democracia Cristiana decidieron crear el MIR. Los creadores de este nuevo partido se ubicaban a la extrema izquierda del trotskista Partido Obrero Revolucionario (POR) y del Partido Comunista Boliviano, quienes habían dominado a la Asamblea del Pueblo (de la cual algunos decían debía ser el Soviet que llevase a la clase obrera al poder), y vení El MIR no logró absorver al Ejército de Liberación Nacional (ELN) que había sido la base de la derrotada guerrilla del Ché Guevara. El ELN se disolvería y uno de sus principales allegados, Peredo, ha sido el candidato vice-presidencial del MAS (el Movimiento Al Socialismo de Evo Morales quien quedó segundo en los últimos comicios bolivianos). En Colombia, el membrete del ELN sería usado por quienes fundaron un nuevo foco castrista, el mismo que aún mantiene importantes acciones militares, aunque ha generado alas que sean desmovilizado. El MIR boliviano se fue diferenciando de los otros MIRes en dos aspectos. Desde un primer momento y a través de toda su historia siempre buscó conformar amplios frentes estratégicos. Por otra parte, antes que centrarse en preparse para ir a las montañas siempre acentuó un extremo pragmatismo.

Apenas creado el MIR boliviano se unió a todo el abanico de la izquierda, desde los trotskistas hasta los partidarios del derrocado presidente Juan JoséTorres, para vertebrar el Frente Revolucionario Antimperialista. Cuando la dictadura de Bánzer (1971-78) llegaba a su fin, los miristas se unieron a gran parte de los partidos democratizantes para formar un Comité Nacional por la Democracia y luego se unirían al MNR de Izquierda y al Partido Comunista en la formación de la Unidad Democrática Popular (UDP). Jaime Paz Zamora, jefe histórico del MIR, se convertiría en el candidato vicepresidencial de dicha alianza encabezada por el ex-presidente Hernán Siles Suazo. Las elecciones generales de 1978, 79 y 80 no condujeron al ganador al poder y se basaron en un clima de permanente inestabilidad, golpes y huelgas generales.

En 1980 la UDP había ganado claramente los comicios. El golpe del general García Meza quizo evitar que lo que ellos consideraban el 'extremismo' llegase a palacio. El MIR era visto por la derecha golpista como la encarnación de dicho demonio rojo. El 2 de julio de 1980 Paz Zamora se salvó de un atentado contra su vida, el mismo que marcaría con quemaduras su rostro.

En 1982-85 el MIR boliviano se convertiría en el primer partido sudamericano de orígen castro-guevarista en llegar constitucionalmente a la vice-presidencia. El gobierno de la UDP sobrevivió atenazado entre la oposición de un parlamento que estaba a su derecha y de poderosas huelgas y marchas sindicales a su izquierda. El MIR fue presionando al presidente Siles para que renunciase y en algún momento contempló la posibilidad de conseguir el aval del MNR para remplazarlo.

En las elecciones de 1985 el MIR se presentó por primera vez sólo. Quedó tercero y en el parlamento decidió votar por quien acabó segundo, el MNR de Víctor Paz Estenssoro, para evitar que quien obtuvo la primera mayoría, el ex-dictador Bánzer, llegase a palacio.

Durante 4 años el MIR colaboró con el nuevo gobierno del MNR, el mismo que fue quien inició el nuevo modelo neo-liberal de privatizaciones y ajustes monetaristas. En los comicios de 1989 Paz Zamora volvió a quedar tercero pero esta vez el general Bánzer le devolvió la factura al MNR, quien había acabado esta vez primero. Bánzer, quien quedó segundo, se unió al MIR para hacer elegir a Paz Zamora como presidente a condición que sus antiguos enemigos aplicaran su programa, aceptasen ministros suyos y conformasen la llamada 'Alianza Patriótica'.

Este pacto entre viejos enemigos mortales no era nueva en los Andes. Después de 18Kê€ið

http://alainet.org/active/2508&lang=es




[Página de búsquedas]  [Página principal]  [Main Page]  [Regresar]
Quienes somos | Área Mujeres | Minga Informativa de Movimientos Sociales