A un año del gobierno del PLD, desgaste y corrupción - América Latina en Movimiento
ALAI, América Latina en Movimiento

1997-10-17

A un año del gobierno del PLD, desgaste y corrupción

Osvaldo León
Clasificado en: Politica, Estado,
Disponible en:   Español       


El presidente dominicano Leonel Fernández completó en agosto pasado su primer año de gobierno, al cual llegó con el respaldo de su partido de la Liberación Dominicana (PLD) y del Reformista Social Cristiano (PRSC) del ex-mandatario Joaquín Balaguer. Para evaluar este año de gestión, conversamos con Narciso Isa Conde, miembro de la Coordinación General de la Fuerza de la Revolución, quien inició su exposición en estos términos:

Para comprender el primer año del gobierno del actual presidente abría que señalar que tiene varias ataduras importantes. Una primera es la serie de compromisos electorales que hizo con el gobierno anterior de Balaguer y el PRSC que éste lidera. El PLD llega al gobierno con muchos votos prestados, no solo en la segunda vuelta sino desde antes Balaguer apoyó al PLD en detrimento de la propia candidatura de su partido. Por sobre todo lo comprometió a fondo con ingentes recursos, casi en su totalidad provenientes de la corrupción, teniendo un financiamiento sin límite. Esta atadura condiciona que se mantenga la impunidad del régimen balaguerista. Por otro lado está la atadura a toda la estrategia neoliberal, que además es un elemento conceptual del nuevo presidente que se muestra muy fascinado por todo el tema de la globalización desde la óptica neoliberal. Entonces tiene una actitud de subordinación al conjunto de medidas que se van imponiendo desde el FMI, el Banco Mundial, EE.UU., etc.

La otra atadura es una atadura propia que tiene que ver con la transformación del PLD. De un partido que tuvo un formato progresista, sobre todo en materia de política exterior, de un partido que proclamaba como su fuerte la ética, la lucha contra la corrupción, el PLD ha pasado a ser un partido clientelista, aliado a la fuerza política más corrupta del país, y todo eso determina que su componente en la administración esté enmarcado por esta realidad.

Hay un fuerte peso clientelista en la administración, un abultamiento de la administración pública... aunque parezca mentira, en el gobierno actual hay designados más de 300 viceministros. El solo Ministerio de Salud tiene 19 viceministros. Hay una serie de ministros, que se llaman Secretarios de Estado, sin cartera. Así también, de entrada, so pretexto que los sueldos eran muy bajos, Leonel se puso por decreto un salario de 90 mil pesos mensuales. Balaguer, que se burlaba de este asunto, pues no lo necesitaba, tenía un salario de 3 mil pesos. Dada la impronta clientelista aparecen todos los elementos de la nueva corrupción de un partido ávido de acumulación económica.

Estas tres ataduras han producido un rápido desgaste de un gobierno que llegó con muchos votos prestados, con deudas políticas y sin fuerza en el congreso -en el senado de 13 curules tiene 1 y en la cámara de diputados tiene 12 de 120. A lo cual se añade el hecho que el poder judicial en gran medida está controlado por el balaguerismo. Y en lo que respecta a las FF.AA y de seguridad mayoritariamente se inclinan también por el balaguerismo, aunque en nivel medios hay influencias del Partido de la Revolución Dominicana (PRD). Lo mismo se puede decir respecto de la jerarquía de la Iglesia y de los grandes grupos económicos.

?Podría decirse, entonces, que se trata de un gobierno cautivo?

Así es, cautivo y débil. Por tanto no está en capacidad de introducir y lanzar iniciativas de carácter popular y nacional, lo cual se traduce en una continuidad y profundización del esquema neoliberal, con medidas que apuntan a ampliar los ingresos del Estado a base fundamentalmente del incremento de los impuestos al consumo a través, sobre todo, de la comercialización de los combustibles. En el último año ha aumentado el precio de todo los derivados del petróleo, generando un impacto en cadena sobre los precios de los alimentos y servicios básicos.

Uno de los más graves problemas que ha venido enfrentando República Dominicana en el curso de los últimos años es la crisis energética. ?Qué ha hecho el gobierno en este plano?

En lugar de priorizar la inversión en producción de energía, que era lo que correspondía hacer por la crisis que se vive, el régimen ha preferido priorizar la continuidad de los contratos en la construcción de obras y en el gasto corriente. Consiguientemente se ha profundizado la crisis energética y los apagones que ahora se presentan con más frecuencia. Ha sido desastrosa la administración de la Corporación Dominicana de Electricidad. Y esto es muy serio, pues esta situación afecta la producción, afecta la distribución de bienes y encarece todo, agravando los problemas estructurales que tenemos.

En un país de siete millones y medio se calcula que hay más de cinco millones viviendo en condiciones de pobreza, de ellos más de la mitad en la pobreza extrema. El desempleo ha venido creciendo de manera acelerada y cifras de una encuesta nacional indican que el desempleo ascendió del 27% al 37% entre 1991 y 1996. Y es que las líneas de expansión económica están concentradas en turismo, en comunicación y zonas francas de maquilas. Si bien la maquila genera más empleo que los otros sectores, el impacto de toda la política económica sobre el aparato productivo agrario-industrial determina un proceso creciente de desempleo. Es decir, los nuevos empleos que se crean no compensan lo que se pierden por vía de la quiebra de las empresas pequeñas y medianas. Se estima que en este quinquenio que mencionaba, quebraron 13 mil pequeñas empresas.

?Y qué respecto al sector estatal de la economía?

Bueno, el otro elemento de toda la subordinación a la política neoliberal está relacionado con las llamadas reformas estructurales, que se han acelerado en este periodo, y que no son otra cosa que las privatizaciones. El gobierno lanzó, y el congreso ya aprobó, lo que llama la Ley de Reforma a la Propiedad Pública, que es esencialmente una ley de privatización, copiada de lo que se ha dado en otros países de Latinoamérica. Esto, entre otras cosas, implica un proceso de privatización que ya se está haciendo administrativamente de la Corporación Dominicana de Electricidad, situación que no ha resuelto el problema, pues la propia administración dice que la crisis energética se debe a los problemas de suministros de la energía por parte del sector privado.

Hay que decir que Balaguer manejó el esquema de un Estado clientelista y del uso del sector estatal para fines de acumulación para su propia reelección, de acumulación para el sector privado y de fuente de enriquecimiento del funcionario público, lo cual deja a esas empresas exhaustas, saqueadas. Sin embargo se trata de un patrimonio de un valor extraordinario en propiedades, en tierras y lo que plantea el proceso de privatización es una fuerte presión en dirección a los grandes empresarios. República Dominicana es un país donde el componente estatal de la economía es muy fuerte, pues es la herencia de la confiscación de lo que tenía la tiranía trujillista. Un patrimonio nacional que ha costado tanta sangre quiere ser rifado a través de la ley de privatización. Y hay que decir que no se trata solo de privatización nacional, es un proceso de desnacionalización, esto es, del control de las grandes corporaciones transnacionales de esta propiedad, con todo el efecto social que ello trae.

A todo el deterioro de las condiciones de vida que se ha producido en el último año, hay que añadir que también se ha bloqueado el gran anhelo de justicia respecto a los actos de corrupción y crímenes registrados en los 22 años de gobierno de Balaguer. Por una fuerte presión popular se ha logrado abrir algunas brechas, como es el caso del enjuiciamiento a los asesinos de Orlando Martínez, que involucra a la cúpula militar del período de los 12 años y al propio Balaguer, en razón de lo cual hay 5 implicados que están presos, pero hay mucha intención de debilitar el proceso y, en general, el gobierno no pone ningún empeño para que se agiliten este tipo de procesos y denuncias de corrupción. Esta actitud se debe en buena parte a que los dineros de esta corrupción fueron a la campaña electoral del propio PLD.

Ahora mismo se acaba de producir un hecho que incrementa el desgaste: la destitución del fiscal de la capital que se había convertido en figura popular precisamente por su actitud frente a la corrupción y por su intento de adecentar la administración de justicia desde el ministerio público. Una persona de trayectoria muy honesta, muy capaz, ha sido sacrificada por las presiones de los clanes del crimen organizado, y el gobierno a pagado un costo enorme.

República Dominicana es uno de los países que se verán severamente afectados por la nueva política migratoria de los Estados Unidos. ?Existe alguna política oficial al respecto?

En efecto, una de las válvulas de escape al deterioro de la situación interna ha sido la emigración. Se estima que el número de migrantes a Estados Unidos supera el millón y la principal fuente de ingreso de divisas real -porque nominalmente aparece el turismo, pero el turismo tiene una cuota de retorno hacia el exterior enorme- son las remesas de los dominicanos residentes en el exterior. Toda la presión sobre la migración dominicana de repatriar hacia el país una buena parte de ella introduce ingredientes fuertes; igualmente está el tema de la expulsión de los acusados de actos de delincuencia que está incrementando todo el crimen organizado en el país. En ese sentido es uno de los grandes temas, sin lugar a dudas.

El gobierno, sin embargo, no ha hecho nada ni va a hacer nada que implique fricción con la administración norteamericana. El presidente Fernández, que fue inmigrante en su adolescencia y se enorgullece de eso, tiene una fascinación por Clinton y busca imitarle en todo lo que puede. Clinton, por su parte, lo lleva y lo exhibe como trofeo de la inmigración, y Fernández no tiene empacho en declarar que después que deje la presidencia buscará su ?carta verde? para volver a los EE.UU. Muy a menudo acostumbra decir que quien no habla inglés y no maneja una computadora, es un analfabeto. En esta línea, ha declarado que va a convertir a la República Dominicana en una pequeña New York. Esa es su mentalidad, y por lo mismo no hará nada que implique fricción con EE.UU ... al punto que ahora ha aceptado la extradición de presos narcotraficantes pedidos por los EE.UU. Y aunque la constitución lo prohibe, lo impuso por disposición presidencial. Cuando se refirió al tema de la política migratoria norteamericana fue para recomendar que los inmigrantes adopten dicha nacionalidad.

Con este gobierno se ha reactivado la política exterior en una línea que busca profundizar la política dependiente respecto al gran capital. Entre otras cosas, ha estrechado mucho los vínculos con Aznar, el premier de España, lo cual se ha traducido en una gran ofensiva del capital turístico español en diferentes zonas del país; ofensiva que en algunos puntos ha conllevado a desalojos de campesinos, sin embargo el gobierno a pesar de los atropellos se ha inclinado a favor de los inversionistas.

?Cómo ha repercutido toda esta situación en los sectores populares?

Lo primero es que se ha producido un gran desgaste, pese a que uno de los fuertes de Leonel era el manejo de la imagen. Era especialista en este campo, lanzando iniciativas de impacto. Pero ya hay un deterioro de la imagen, hay un desgaste de la relativa popularidad.

Un indicio de esta situación es el hecho de que su aliado fundamental para el ascenso al gobierno, el PRSC, haya establecido distancias y se haya desplazado a la oposición, porque no quiere cargar con el desgaste del nuevo gobierno, sino que quiere preservarse como fuerza política, y lo que está haciendo más bien es promover alianzas con el PRD.

Valga señalar que estos tres partidos se mueven entre la competencia por cuotas y la concertación entre ellos. Y en tal sentido están ausentes de las dinámicas populares, de sus luchas y protestas. A lo más que llegan algunos es a no oponerse, pero no a entrar y participar en ellas. Hay si tendencias dentro de ellos que se incorporan de alguna manera a la lucha popular.

Recientes encuestas revelaban que más del 70% de los consultados consideran que el gobierno va mal o muy mal, y la impopularidad y la desconfianza está afectando a todo el sistema. Según el último sondeo de la Gallup, la población que confía en los partidos políticos tradicionales no llega ni al 3%. Lo que implica un desplome de la credibilidad que afecta tanto al gobierno central como al congreso. El congreso se ha vuelto una especie de mercado de prebendas, privilegios, tráfico de influencia, al extremo que el presidente de la cámara de diputados, con todo el descaro del mundo, llegó a decir que él era un dirigente sindical de los diputados y que lo que el representaba era las aspiraciones de los diputados. Nada extraño entonces que se hayan elevado los sueldos, las dietas extraordinarias, etc. Todo lo cual incrementa el descrédito de la llamada clase política.

En este contexto se registra un repunte de las protestas y movilizaciones populares, que en muchos puntos del país se han prolongado por días.

?Cuál es el carácter de estas protestas? ?Una mera expresión de malestar, un derecho al pataleo, o manifestaciones de niveles organizativos más articulados?

Se trata de una rearticulación que viene de un proceso que, con altibajos y todos, ha consagrado una determinada cultura de coordinación y de organización. Hay un alto nivel de organización popular, de organizaciones de base sobre todo, en el campo, en los barrios populares, organizaciones de tipo comunitario, junta de vecinos, agrupaciones campesinas, agrupaciones negras, agrupaciones de mujeres, comunidades eclesiales de base, etc. todo esto tiene un alto grado de organización, pero también hay un nivel de coordinación. Ese nivel de coordinación es muy fuerte en diversas provincias, que generalmente se llaman coordinadoras o colectivos de organizaciones populares.

Una de las instancias más representativas, con más poder de convocatoria, con más autoridad moral, es el Colectivo de las Organizaciones Populares. Este es el gran protagonista de las protestas, no solo de las de alcance regional o nacional, sino también a niveles locales. Y como las protestas se han ampliado, ahora se ha formado la Coordinadora Sindical, Popular y Choferil, porque hay franjas del movimiento de choferes que se han incorporado, golpeados por el incremento del precio de los combustibles.

Tenía entendido que el movimiento sindical está atomizado

Efectivamente, está completamente atomizado. En esta coordinación hay un componente sindical desde las localidades, mas no de las centrales sindicales que cada vez más son menos representativas, son burocracia sindical, muy proclives a las transacciones para lograr privilegios y alguna que otra reivindicación sectorial.

Ahora incluso el gobierno intentó utilizar a una parte de ella para un pacto, creyendo que con eso se fracturaba la protesta. Y en eso se equivoca, porque no son los interlocutores protagónicos de las luchas. Lo que se está dando es que el trabajador de empresa se expresa más en el área territorial, con sus reclamos, sus luchas, ante el incremento del costo de vida, por el mejoramiento del servicio de energía eléctrica, etc. Además desde hace tiempo el Colectivo tiene incorporado en su programa los reclamos por la revocación del ajuste neoliberal, demanda de una constituyente por elección popular, necesidad de revisar el tema de la deuda externa, modificaciones en la política impositiva, medidas específicas para contrarrestar el alto costo de la vida.

Si bien las organizaciones locales ponen particular énfasis en las demandas comunitarias, no es menos cierto que a la vez se trata de un movimiento con un grado creciente de politización, de contenido antineoliberal y antiprivatizador, que busca combinar la protesta con la propuesta, aunque en éste terreno hay déficit. Pero también se da otro fenómeno: las fuerzas que defienden el movimiento son fuerzas de izquierda. Las fuerzas moderadas, conservadoras, no batean por ahí, porque la protesta adquiere a veces niveles muy violentos, debido a que la población está hastiada a que toda protesta sea reprimida policial y militarmente.

Publicado en América Latina en Movimiento, No. 260: http://alainet.org/publica/260.phtml





http://alainet.org/active/238&lang=es




[Página de búsquedas]  [Página principal]  [Main Page]  [Regresar]
Quienes somos | Área Mujeres | Minga Informativa de Movimientos Sociales